Historia

EL COLEGIO SAN ALBERTO MAGNO SE CREA EN EL AÑO 1945 EN EL BARRIO DEL PORVENIR DE SEVILLA

(Vídeo conmemorativo del XXV aniversario)

En una época en la que el autoritarismo en la enseñanza era una norma generalizada, nuestro centro siempre destacó por un proyecto educativo que comprometía a padres, profesores y alumnos en una enseñanza de calidad, cercana y familiar fiel al espíritu de Alberto Magno, que ya en el siglo XIII defendía la experimentación como base del conocimiento. Se especializó en las enseñanzas de las Ciencias, las Humanidades y en el Deporte, destacando su equipo de voleibol.

En el año 1986 se produce un cambio en la titularidad, los profesores forman una empresa de economía social, es decir  una cooperativa COPSAM S.C.A. y se hacen cargo del centro que tres años más tarde, se traslada a Montequinto, una zona residencial de Dos Hermanas (área metropolitana de Sevilla), su actual ubicación. Este hecho incorpora a nuestros objetivos ya citados un elemento fundamental, la cultura emprendedora, siendo pioneros en el  cooperative school un modelo de enseñanza basada en el trabajo en equipo. El alumnado aprende desde los primeros niveles a aportar soluciones y tomar decisiones. Un sistema que ya está aportando sus resultados, contando entre nuestros antiguos alumnos con jóvenes empresarios que siguen colaborando con el centro.

ASÍ PENSAMOS

El Colegio San Alberto Magno es una cooperativa de enseñanza que tiene como objetivo fundamental ofrecer a nuestros alumnos una enseñanza democrática e independiente, como base de la creación de un espíritu crítico y constructivo en el alumno que permita su desarrollo integral como persona y su incorporación a la sociedad.

Nuestra consideración como centro privado permite ofrecer a los alumnos una enseñanza libre de dependencias ideológicas, religiosas o económicas, aunque impregnada de los valores católicos de nuestra cultura occidental.

Nuestro único compromiso es con los alumnos y sus padres, por lo que nuestra tarea consistirá en facilitar al máximo el trabajo del alumno a la hora de conseguir nuestro proyecto educativo, que se articula en torno a los siguientes principios:

  1. Una educación de calidad enfocada al desarrollo integral del alumno, preocupado no sólo por la formación académica sino por la formación como ciudadanos responsables, incluyendo una especial atención a las dimensiones científica, cultural y deportiva.
  2. Procurar que el alumno alcance las metas trazadas en el menor tiempo establecido. Una formación que comprende las diferentes etapas educativas desde educación infantil hasta Bachillerato, hasta dejar al alumno preparado para afrontar estudios o responsabilidades superiores.